septiembre 29, 2020
Última actualización Agosto 20, 2020




SABIDURÍA


Eleva tu estado de consciencia para empezar a sanar.

La Meditación pilar para el Éxito



 

 

Meditación

La meditación nos permite llegar hasta las alturas de la iluminación.

Debemos distinguir entre una mente que está quieta y una mente que está aquietada a la fuerza.

Debemos distinguir entre una mente que está en silencio y una mente que está silenciada violentamente.

Cuando la mente está aquietada a la fuerza, realmente no está quieta, está amordazada por la violencia; y en los niveles más profundos del entendimiento hay toda una tempestad.

Cuando la mente está silenciada violentamente, realmente no está en silencio y en el fondo clama, y grita y se desespera.

Es necesario acabar con las modificaciones del principio pensante durante la meditación.

Cuando el principio pensante queda bajo nuestro control la iluminación adviene a nosotros espontáneamente.

El control mental nos permite destruir los grillos creados por el pensamiento. Para lograr la quietud y el silencio de la mente es necesario saber vivir de instante en instante, vivir vigilante como el vigía en época de guerra, saber aprovechar cada momento, no dosificar el momento.

Toma todo de cada momento, porque cada momento es hijo de la Gnosis, cada momento es absoluto, vivo y significante. La momentaneidad es característica especial de los gnósticos. Nosotros amamos la filosofía de la momentaneidad.

El maestro Ummom dijo a sus discípulos: "Si caminan, caminen; si se sientan, siéntense, pero no vaciles".

Un primer estudio de la meditación es la antesala de esa paz divina que supera todo conocimiento.

La forma más elevada de pensar, es no pensar. Cuando se logra la quietud y el silencio de la mente; el ego con todas sus pasiones, deseos, apetencias, temores, afectos, etc. se ausenta.

Solo en ausencia del ego puede la esencia de la mente (BUDDHATA) despertar para unirse al Intimo y llevarnos al éxtasis.

Es falso que la monada, o la Gran Realidad penetre dentro de aquel que todavía no posee los cuerpos existenciales superiores del Ser

La quietud y el silencio de la mente tienen un solo objetivo: liberar la esencia de la mente para que esta, fusionada con la monada o Intimo, pueda experimentar eso que nosotros llamamos la verdad, la Gran Realidad.

Durante el éxtasis de la meditación y en ausencia del ego puede la esencia vivir libremente en el mundo de la niebla de fuego experimentando la verdad.

Cuando la mente se halla en estado pasivo y receptivo absolutamente quieta y en silencio, se liberta el Buddhata o Esencia de la mente y adviene el éxtasis.

La esencia se halla siempre embotellada entre el batallar de los opuestos; mas, cuando la batalla termina y la quietud y el silencio son absolutos, la Esencia queda libre y la botella vuelta pedazos.

Cuando practicamos la meditación, nuestra mente es asaltada por muchos recuerdos, deseos, pasiones, preocupaciones, etcétera.

Debemos evitar el conflicto entre la atención y la distracción. Existe conflicto entre la distracción y la atención cuando combatimos contra esos asaltantes de la mente. El ego es el proyector de dichos asaltantes mentales. Donde hay conflicto, no existe quietud ni silencio.

Debemos anular al proyector mediante la auto-observación y la comprensión. En actitud alerta examinad cada imagen, cada recuerdo, cada pensamiento que llegue a la mente. Recordad que todo pensamiento tiene dos polos: el positivo y el negativo.

Entrar y salir son dos aspectos de una misma cosa, lo alto y lo bajo, lo agradable y lo desagradable, etc., son siempre los dos polos de una misma cosa.

Examinad los dos polos de cada forma mental que llegue a la mente. Recordad que solo mediante el estudio de las polaridades se llega a la síntesis.

En la India esta auto-observación y estudio de nuestra propia mente es llamada PRATYAHARA.

Los pájaros-pensamientos deben pasar por el espacio de nuestra propia mente en sucesivo desfile pero sin dejar rastro alguno. Observad serenamente, alerta, atento, vigilante, como testigo imparcial; sin comentar, sin rotular, sin clasificar.

La infinita procesión de pensamientos proyectados por el ego, al fin se agotan y entonces la mente queda quieta y en silencio.

Un gran Maestro autorrealizado dijo: "Solamente cuando el proyector, es decir el ego, está ausente por completo, entonces sobreviene el silencio que no es producto de la mente. Este silencio es inagotable, no es del tiempo, es lo inconmensurable, solo entonces adviene aquello que Es.

Toda esta meditación se resume en dos principios:
a) Profunda reflexión y
b) Tremenda serenidad. Esta meditación con su no-pensamiento, pone a trabajar la parte central de la consciencia, la que produce el Éxtasis.

Recordad que la parte central es eso que se llama el Buddhata, la Esencia, la Conciencia.

Cuando el Buddhata despierta quedamos iluminados, necesitamos el despertar del Buddhata, (la conciencia).

El estudiante gnóstico puede practicar sentado al estilo occidental o al estilo oriental.

Es aconsejable practicar con los ojos cerrados para evitar las distracciones del mundo exterior.

Conviene relajar el cuerpo evitando cuidadosamente el que algún músculo quede en tensión.

Resulta magnifico saber combinar inteligentemente la meditación con el sueño a fin de que la materia no estorbe.

El Buddhata, la Esencia, es el material psíquico, el principio Buddhico interior, el material anímico o materia prima con la cual damos forma al alma. La consciencia es la manifestación del alma.

El Buddhata o la consciencia, es lo mejor que tenemos dentro y despierta con la meditación interior profunda.

El Buddhata es realmente el único elemento que posee el ser humano para llegar a experimentar eso que llamamos la Verdad.

No pudiendo el ser humano encarnar al Ser interior profundo debido a que todavía no posee los cuerpos existenciales superiores, lo único que puede es practicar la meditación para auto-despertar el Buddhata y conocer la verdad.

Jesús el Divino Maestro, dijo: "Conoced la Verdad y la Verdad os hará libres"

Isan envió al maestro Koysen un espejo. Koysen lo mostró a sus monjes y dijo: Este es el espejo de Isan o el mío?

"¿Si dicen que es de Isan, cómo puede ser que se encuentre en mis manos?" "¿Si dices que es mío, acaso no le he recibido de las manos de Isan? Habla, habla, si no lo haré pedazos".

Los monjes no pudieron pasar entre esos dos opuestos y el maestro volvió pedazos el espejo.

Es imposible el éxtasis mientras la Esencia esté embotellada entre los opuestos.

Existen dos tipos de asociación mecánica que vienen a hacer la base de los opuestos:
a) Asociación mecánica por ideas, palabras, frases, etc.
b) Asociación mecánica por imágenes, formas, cosas, personas, etc.

Una idea se asocia a otra, una palabra a otra, una frase a otra y viene el batallar de los opuestos.

Una persona se asocia a otra, el recuerdo de alguien viene a la mente, una imagen se asocia a otra, una forma a otra y continúa el batallar de los opuestos.

Solo en ausencia del ego se puede experimentar la dicha del Ser. Solo en ausencia del ego, adviene el éxtasis de la meditación.

Cuando se logra la disociación de la mecánica mental, viene eso que los Orientales llaman: estallido de la bolsa, irrupción del vacío; entonces hay un grito de júbilo porque la Esencia (el Buddhata) se ha escapado de entre la batalla de los opuestos y ahora participa de la paz interior profunda, de un estado de dicha y armonía.

Solo experimentando el éxtasis, se sabe lo que es la verdad y la vida. Solo en ausencia del ego gozamos la dicha de la vida en su movimiento.

Debemos practicar diariamente la meditación gnóstica, se puede practicar solos o acompañados.

La técnica de la meditación enseñada en este mensaje, debe establecerse en todos los Lumisiales Gnósticos, como una obligación, convirtiendo dichos Lumisiales, en centros de meditación. Todos los hermanos gnósticos en grupos, deben sentarse a meditar.

Todo grupo gnóstico debe practicar esta técnica de la meditación antes o después de las prácticas.

También se puede y se debe practicar la meditación en la casa, diariamente; quienes puedan salir de paseo al campo deben hacerlo para meditar en el silencio del bosque.

Basados en este mensaje y con estas enseñanzas se necesita incluir dentro del orden de los Lumisiales Gnósticos, la técnica de la meditación. Entregamos a los Lumisiales, la única técnica que debe ser aceptada por todos los Lumisiales.

La disolución del ego solo es posible a base de profunda comprensión e incesante trabajo diario en nosotros mismos de instante en instante.

Cuando un místico alcanza el éxtasis en la meditación, siente al regresar al cuerpo físico la necesidad urgente de crearse los cuerpos existenciales superior del Ser y el indescriptible anhelo de disolver el ego.

El éxtasis no es un estado nebuloso sino: un estado de asombro trascendente asociado a una perfecta claridad mental.

Enseñanzas extractadas de las obras del Venerable Maestro iluminado Samael Aun Weor.



CONTÁCTENOS


HORARIOS DE ATENCIÓN Lun a Vie 09:00 a 17:00
Sábados 09:00 a 14:00


TELÉFONO

0993999099 / 0989295743


E-MAIL


info@escuelagnosticaecuador.org
Como nos ha contactado